fbpx

El reloj interior

El reloj interior

¿Podrías adivinar qué hora es sin mirar el reloj? Seguro que sí y no te equivocarás en más de 30 minutos; intenta levantarte sin despertador a la hora que acostumbras, seguro que también podrás, pero ¿sabes por qué ocurre esto?

Casi todas las actividades del cuerpo humano están presididas por un ritmo natural basado en los tres ciclos naturales que repercuten en nuestra vida:

  • El periodo diario de rotación de la Tierra, que da lugar al día y a la noche.
  • La órbita mensual de la luna en torno a la Tierra, que deriva en las fases de la Luna.
  • Y el recorrido anual de la Tierra alrededor del Sol, que conforma las estaciones del año.

Estos ciclos no sólo afectan a la humanidad sino que también a los animales y a las plantas que están bajo su influjo.

Es tan perfecta la adaptación de la naturaleza a estos ciclos y a sus tiempos que nos extrañaría ver florecer plantas en Invierno o que se abran los girasoles por la noche, estamos acostumbrados a vivir este ritmo y lo encontramos normal, pero no hemos planteado por qué pasa y cuales son las condiciones externas necesarias para que esto ocurra.

El reloj circadiano

El ritmo natural de la vida del ser humano oscila entre las 24 horas del día solar y la 24 horas 50 minutos del lunar; ‘circadiano’ quiere decir alrededor de un día.

En condiciones normales dentro del ritmo circadiano influye la salida y puesta del sol, aunque hay excepciones en la personas aisladas del exterior.

El ritmo circadiano parece estar regido por el hipotálamo, pequeña protuberancia situada en la base del cerebro debajo del tálamo.

La capacidad, el temperamento e incluso la resistencia a las infecciones está controlada por el reloj circadiano, quizás por eso los epilépticos sufren ataques a determinadas horas del día o las embarazadas sufren vómitos por las mañanas.

Los ritmos circadianos señalan también diferencias entre las personas “búhos”, trasnochadores, y las personas “alondras”, que se acuestan pronto y trabajan mejor por la mañana.

El reloj circadiano y el sueño

El reloj circadiano del cerebro regula los patrones de sueño y alimentación, estado de alerta, temperatura corporal central, actividad de las ondas cerebrales, producción de hormonas, regulación de los niveles de glucosa e insulina, producción de orina, regeneración celular y muchas otras actividades biológicas. Las hormonas más importantes afectadas por el reloj circadiano, al menos en la medida en que afectan el sueño, son la melatonina (que se produce en la glándula pineal en el cerebro, y que químicamente causa somnolencia y baja la temperatura corporal) y el cortisol (producido en la glándula suprarrenal, y se utiliza para formar la glucosa o el azúcar en la sangre y para permitir las funciones antiestrés y antiinflamatorias en el cuerpo).

Hay varias plantas productoras de melatonina que te pueden ayudar a conciliar el sueño como los tomates, las uvas, cerezas y nueces o plantas medicinales como la raíz de regaliz (Glycyrrhiza uralensis), la hierba de San Juan (Hypericum perforatum) y la matricaria (Tanacetum parthenium) que contienen altos niveles de melatonina.

 

DATOS RECOGIDOS DE:

No Comments

Post A Comment

siete + 6 =